The Ex, una tarde-noche en Kosmopolis. Barcelona, 21 de octubre de 2006.

por Tururu
Valoración: 10

En ocasiones, la vida ofrece, fruto de la casualidad, contrastes de lo más reveladores. El último que recuerdo fue la tarde del 21 de octubre pasado. Se celebraba esos días en Barcelona la tercera edición de Kosmopolis, un interesante festival literario que ambiciona presentar, con la literatura como centro neurálgico, una conexión de las letras con las últimas tendencias artísticas y los nuevos avances científicos que afectan al mundo de la creación. Loable iniciativa que, cómo no, tenía como escenario el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona,templo del progresismo pijo y pseudointelectual barcelonés, con el que por otra parte nos encanta alternar, especialmente en su vertiente femenina. A fatuos y vacuos no nos gana nadie.

En medio de todo este montaje cultureta, alguien había decidido misteriosamente programar un concierto de los holandeses The Ex. Con más de veinte años sobre los escenarios (debutaron con Disturbing Domestic Peace en 1980) traían su punk-hardcore combativo y extremadamente politizado a Barcelona por tercer vez, la segunda en apenas unos meses. El comentario más contenido que había escuchado sobre su último concierto en tierras catalanas era que había sido antológico así que esta vez no era cuestión de dejarlo pasar.

La oferta de Kosmopolis era la esperable. Para que se hagan una idea había un Speaker’s Corner hecho con palés. Imagino que se trataba de la voluntad explícita de aunar obrerismo y libertad creadora. Mención aparte merece el aterrador espacio Kosmòtica, una aberración que haría las delicias de cualquier paleto postmoderno. Agradecerán que les ahorre detalles. La exposición estrella era Seguir Viu. Combinaba textos de Michel Houellebecq con imágenes de una robinsona rubia perdida en un planeta postnuclear grabadas por un par de video-artistas italianos que respondían al nombre de Masbedo. Una bazofia, por descontado. Lo único que valía la pena eran los textos de Houllebecq y un más que decente e idílico corto de porno lésbico(creo recodar que en la exposición se le daba la típica justificación subnormal postmoderna, pero no se engañen) grabado años ha por el ahora enfant terrible de las letras franchutes bajo el título de
La Rivière. Lo cual no hace sino confirmar el pozo sin fondo al que se ha visto abocado el arte en los comienzos del siglo XXI. O eso o es que me he vuelto un reaccionario de cojones sin capacidad para empatizar con las genialidades artísticas contemporáneas. La verdad es que no me decido.

Con este panorama entenderán las sensaciones orgásmicas que nos produjo la excelente conferencia de Paul Karasik, responsable junto a David Mazzucchelli de la conversión en cómic de Ciudad de Cristal de Paul Auster. Su pinta de profesor de cursos de marketing de aeropuerto para responsables de un Wal-Mart de un pueblo perdido en medio de las praderas del oeste de Minnesota esconde una inteligencia notable. Luego llegó el acto más esperado del día por la mayoría de los asistentes, la conferencia-conversación que el inefable Jostein Gaarder debía mantener con Michi Starusfeld. Gaarder se nos reveló como un extemporáneo e insufrible new age vitalista y optimista. A su lado, como si no fuera la mujer a la que debemos tantas bondades editoriales, Michi Strausfeld no pudo quitarse de la cara la sonrisa bobalicona y la mirada arrebolada durante la interminable hora y media que duró la tortura. Por fin, cuándo ya llevaba varios minutos dándole vueltas a la manera de conseguir la suficiente madera para montar un ajusticiamiento público y ejemplarizante a la vieja usanza,la Cofradía del Sagrado Buen Rollo decidió emigrar a otros parajes. Imagino que a algún selecto restaurante de esos que tienen un detector de Visas Oro en la puerta y como no lleves una acabas dando con tus huesos en la calle. O quizá fueron al Food Balls, que pilla cerca y es a la comida lo que Gaarder a la filosofía.

Pero estábamos aquí para hablar de mi libr…digo del concierto de The Ex que pudo comenzar sobre las 10 de la noche una vez que uno de los responsables del evento nos instó micrófono en mano a retirar las sillas a sabiendas que de no ser así se las pondríamos por montera. Sin bajista, que abandonó el grupo hace año y medio, The Ex se presentó con Terry y Andy a las guitarras, Katherinaa la batería y G.W.Sok a lo que mejor sabe hacer, lanzar soflamas con un micro en la mano. Su actuación colmó y superó todas las expectativas. El escenario no era el ideal para un concierto, la acústica del hall del CCCB no era la adecuada pues no fue diseñada para tales menesteres pero durante poco más de una hora pudimos asistir a una tremenda sesión de auténtico punk-jazz, que es lo que hacen The Ex cuando tocan en directo. Terry y Andy son dos guitarristas excepcionales y Katherina una baterista poderosísima, mientras que el carisma de Sok se mantiene intacto. Como curiosidad señalar que adaptaron una canción tradicional húngara(una demostración de su vinculación al folk del este europeo) en la que Katherina demostró tener una voz preciosa. Después de un par de bises enormes se despidieron. Está demás decir que nos quedamos con ganas de más.

Durante todo el concierto, una pantalla situada detrás del escenario proyectó imágenes de la mísera, triste y a la vez esperanzada España de los años 30. Las imágenes de gordos y autosatisfechos burgueses con gruesos abrigos y caros sombreros se alternaban con las de campesinos sumidos en la miseria. Nunca dos mundos, ni dos Españas, sino todo lo contrario, las dos caras de la misma moneda, sin una de las cuales no existiría la otra y viceversa.

En un determinado momento, como una metáfora burda pero necesaria y llena de verdad de todo lo que había pasado aquella tarde,Sok echó mano de un megáfono para cantarnos las verdades del Barquero. Porque The Ex han estado allí. Y han vuelto. Para escupirnos a la cara lo imbéciles que somos.

Anuncios

2 comentarios en “The Ex, una tarde-noche en Kosmopolis. Barcelona, 21 de octubre de 2006.

  1. Joder. Un concierto al que le pones un 10 tiene que ser la rehostia. No conozco al grupo, pero tienen pinta de currárselo en directo. Buena crónica, tío.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s